Sra. Colón

    • +16 ANYS
    • 6.04.2022

    Me he despertado sobresaltado. Bajo de la hamaca con cuidado para no despertar a Aaralin. Los sonidos de la selva ya no me asustan, he aprendido a escucharlos. He perdido la cuenta de los días, desde que naufragamos en las costas de este lado del mundo. Sólo sobrevivimos una docena de las tres carabelas que partimos del puerto de Palos.

    Tras semanas de sufrimiento por mi fracaso, hundido por la culpa, con la conciencia llena de las muertes de mis tripulantes, la vergüenza de haber desafiado las leyes de Dios, él mismo me habló. Me tocó el hombro, antes de que me lanzara por el precipicio, y me tomó de la mano llevándome de nuevo a la aldea. Sólo me dijo dos palabras: Mira y comprende”.

    Miré, vi al resto de mi tripulación con sus nuevas mujeres; tranquilos, satisfechos, felices y comprendí. Sirvo mejor a Dios si no regreso.

     

    Filomena Echapoendós

ÚLTIMS RELATS / ÚLTIMOS RELATOS