On repeat

    • +16 ANYS
    • 24.04.2020

    Hacía ya varios días que solo veíamos el inacabable mar. Nuestros ojos empezaban a tener dificultades para distinguir el mar del cielo que se juntaban como si no hubiera frontera entre ellos. Estábamos en esa patera sin nuestras pertenencias, lo único que llevábamos eran nuestras lágrimas secas, la garganta anudada por los nervios, el frío colándose en nuestros huesos y el miedo incrustado en nuestra mirada. Y, sin embargo, yo poseía un elemento del cual carecían los demás.

    Tenía una canción incrustada en la cabeza que se repetía en bucle todos los días, todas las horas, todos los minutos. Y no sabía de donde había salido, ni quien me la había enseñado, pero a mí me parecía la más adecuada.

    Así que, cuando llegó el día que todos ansiábamos, cuando nos rescataron, no pude evitar que la canción fluyera por mis labios hasta gritar:

    “¡I will survive!”

    The physicist

ÚLTIMS RELATS / ÚLTIMOS RELATOS