Necesidad

    • +16 ANYS
    • 27.03.2020

    De nuevo me encuentro en la misma situación de hace unos meses, es la tercera vez que me pasa, el barco en el que viajaba se ha hundido.

    Al final va a resultar que tengo una maldición y nadie, nunca, se va a querer embarcar conmigo… Por suerte pude arriar un bote, llevo conmigo todo lo que quiero y no necesito más.

    En la mochila un buen libro, un poco mojado pero se puede leer, también tengo un candil y una botella de vino. Ese delicioso olor a mar, el ocaso y en breve las estrellas.

    Apenas empezaba a saborear la soledad cuando en el horizonte empiezan a asomar unas velas, es un barco que viene a por mí, trae consigo un ruido muy extraño para ser un barco de vela, suena a mecánico, suena a despertador.

    Camposdesal

ÚLTIMS RELATS / ÚLTIMOS RELATOS