Inconsciencia

    • +16 ANYS
    • 10.02.2020

    Me gusta la vida con emoción. Soy capaz de tirarme desde una roca a una poza profunda apenas sabiendo nadar. Ante la duda: ¿Con o sin emoción? Siempre opto por la segunda.

    En Jamaica me apunté a una salida en alta mar. Con un chaleco salvavidas y unas gafas, me lancé al mar sin valorar la fuerza de las olas que podrían voltearme.

    Pasé horas observando el movimiento sinuoso de los peces multicolores y no aprecié cómo mis amigos se alejaban de mi lado. Cuando fui consciente de la lejanía de la barca, me entró pánico. Quise dar fuerza a mis brazadas, pero mi inexperiencia junto al chaleco salvavidas, me frenaban. Oí los gritos desde el barco y sentí el fuerte abrazo del maremoto. Las olas me ahogaban y, aun así, logré alcanzar la plataforma. Lloré con desconsuelo y, entre fuertes hipidos, agradecí a ese Ser Supremo su rescate.

     

     

     

    Agua

ÚLTIMS RELATS / ÚLTIMOS RELATOS