ARRIBAR

    • +16 ANYS
    • 3.03.2020

    Tenía en las manos una comida que olía muy bien y estaba envuelto en una tela que brillaba como el aluminio que fundía en su país y el collar de su madre. La comida estaba fría y el cuerpo se le empezaba a calentar. Cuando se la acabo, se echó allí mismo y soñó con su hermano.

     

    Era su hermano quien subía a una barca blanda llorando sin entender por qué tenía que ser él el que se iba, era su hermano el que tiritaba mientras echaba al agua el cuerpo que ya no se movía, era su hermano el que no vomitaba nada, a pesar de las arcadas que le juntaban el estómago con la espalda, era su hermano el que dudaba en gritar cada vez que se le acercaban demasiado , el que perdía la camiseta, la dignidad y el embarazo.

    Se despertó y, sin abrir los ojos, lloró.

    Carmelina

ÚLTIMS RELATS / ÚLTIMOS RELATOS