• A
  •   
  • A




CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

«   »
lun ma mi ju vi sab do
   
1
2
3
7
8
9
10
14
15
17
21
22
23
27
28
29
30
     
noviembre 2017



Estamos en   Inicio  >  Visita el MMB  >  visita el entorno del mmb  > El entorno del MMB

El Moll de la Fusta

El año 1983 comenzaron las obras de remodelación de este muelle, dirigidas por el arquitecto Manuel de Solà-Morales. Fueron pioneras en la moderna apertura urbanística de Barcelona al mar. También llamado Muelle de Bosch i Alsina, en homenaje a un antiguo presidente del puerto barcelonés, debe su nombre a los tiempos en que se descargaba en él toda la madera procedente del Báltico. Una actividad que se desarrolló hasta los años 60 del siglo XX.

Imprimir


La Basílica de Santa María del Mar

Fue construida entre el año 1329 y el 1393 y su primera piedra la colocó el monarca Alfonso IV de Aragón como coronación de la conquista de la isla de Cerdeña, que completaba el dominio catalán en el Mediterráneo. Es la única gran iglesia gótica catalana perfectamente acabada y se encuentra situada en el barrio del Borne, en el corazón histórico barcelonés. A su lado se encuentra el Fossar de les Moreres, un espacio que integra los elementos conmemorativos de los catalanes caídos durante el asedio de Barcelona el año 1714, en el marco de la Guerra de Sucesión.

Imprimir


El barrio de la Ribera

En el siglo XII las murallas impedían la construcción de más casas en la ciudad de Barcelona, pero poco a poco surgió el poblado extramuros de Vilanova de Mar. Este núcleo, que vivía de la actividad marinera y era próspero, se fue haciendo grande y se anexó a Barcelona, pasando a llamarse barrio de la Ribera. Su expansión se paralizó cuando Felipe V arrasó la zona para construir, a partir de 1716, la fortaleza militar de la Ciudadela.

Imprimir


La Lonja y su entorno

El origen de este edificio se remonta a la Barcelona del siglo XIV, adalid de la expansión catalanoaragonesa por el Mediterráneo. Aquella realidad económica y social hizo necesaria la creación de una Lonja, para que así los mercaderes se pudieran reunir para realizar transacciones. También se ubicó el Consulado del Mar, un tribunal con plena jurisdicción en asuntos marítimos y mercantiles. Entre los espacios de la Lonja destaca el Salón de Contratantes, levantado entre 1383 y 1392 y con un techo de 600 m², una de las construcciones emblemáticas del gótico civil catalán.


Imprimir


La Facultad de Náutica y el Portal del Mar

En el enclave que hoy ocupa la Facultad de Náutica de la Universidad Politécnica de Cataluña se encontraba el Portal del Mar, que servía de comunicación entre la ciudad de Barcelona y su puerto que desapareció con la demolición de las murallas el año 1854. Se puede acceder a él por cualquiera de las dos fachadas de las plazas del Palau y de Pau Vila y en su interior se encuentra un amplio vestíbulo que suele acoger exposiciones y una maqueta de barco. Es un edificio de estilo novecentista de 1930, obra de Adolf Florensa y de Josep Vilaseca y fue sede del Comité de Milicias Antifascistas durante la Guerra Civil.

Imprimir


La Torre del Reloj

El año 1743 el ingeniero Jorge Próspero de Verboom hizo un proyecto de ampliación del Puerto de Barcelona. Al final del brazo de poniente, de 160 metros de longitud, colocó en el centro del Muelle de Pescadores un faro para dirigir la entrada de los barcos, que es la actual Torre del Reloj. Esta torre se construyó el año 1772, cuando este muelle era la arteria portuaria vital y alojaba, además del faro, el despacho de pasaportes, el control sanitario, la comandancia de marina y la casa de los prácticos.

Imprimir


El barrio de la Barceloneta

Un barrio con más de 250 años de historia, que no ha perdido nunca el alma marinera. Los terrenos arenosos sobre los que se levanta no existían antes del siglo XV y se fueron formando a partir de la construcción en 1477 del primer dique portuario. En un principio, la Barceloneta tenía que acoger a los desahuciados de la Ribera, el barrio que Felipe V arrasó para construir la Ciudadela militar, pero el proyecto se puso en marcha una generación más tarde, el año 1753, con casas austeras pero confortables para la época. Con los años y el crecimiento demográfico se fueron haciendo nuevas alturas de pisos añadidos. Estos fueron subdividiéndose hasta el punto que lo más habitual desde finales del siglo XX son los llamados cuartos de casa, unas viviendas de solo 30 m² por familia. Desde el punto de vista patrimonial, la Barceloneta cuenta con edificios remarcables, entre los que se destacan la biblioteca de la Fraternidad y la iglesia barroca de San Miguel del Puerto.

Imprimir



VISITA EL MMB